Eosinófilos altos

Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on Facebook29

La eosinofilia es un nivel más alto de lo normal de eosinófilos, uno de los cinco tipos principales de glóbulos blancos o leucocitos que combaten las enfermedades.

Las concentraciones elevadas de eosinófilos pueden circular en la sangre, pero los niveles altos de eosinófilos también pueden ocurrir localmente en una infección o inflamación (eosinofilia tisular).

Un conteo de más de 500 eosinófilos por microlitro de sangre generalmente se considera eosinofilia en los adultos.

Muestra de sangre con un exceso de eosinófilos

Síntomas

Los síntomas más comunes asociados con eosinofilia pueden incluir dificultad para respirar, sibilancias y tos. A veces, pueden estar presentes diarrea y dolor abdominal. Manifestaciones poco comunes de esta condición pueden incluir sudoración nocturna, pérdida de peso y erupciones cutáneas.

En general, los pacientes que experimentan estos síntomas no se deben supone que tienen eosinofilia. La mayoría de las veces, los síntomas están relacionados con otras condiciones médicas, menos ominosas. A pesar de que esta condición no es común, se aconseja a los pacientes que notifiquen a su médico si aparecen estos síntomas.

Causas

Generalmente, la eosinofilia se produce en presencia de otras condiciones médicas, tales como las condiciones alérgicas. Algunas condiciones alérgicas que pueden aumentar la incidencia de eosinofilia incluyen fiebre heno y asma . Otras causas pueden incluir vasculitis, enfermedad pulmonar y cirrosis del hígado. De vez en cuando, trastornos de la piel y ciertos tumores pueden contribuir a la incidencia de la eosinofilia.

En el mundo occidental, alérgicas o atópicas enfermedades son las causas más comunes, especialmente los de las vías respiratorias o tegumentarios sistemas. En el mundo en desarrollo, los parásitos son la causa más común. Una infección parasitaria de casi cualquier corporales tejido puede causar eosinofilia. Enfermedades que presentan eosinofilia en señal incluyen los siguientes:

  • Alérgicas trastornos. Asma, fiebre del heno, alergias a medicamentos, enfermedades alérgicas de la piel como pénfigo, dermatitis herpetiforme
  • Infecciones parasitarias
  • Algunas formas de malignidad como el linfoma de Hodgkin o algunas formas de linfoma no Hodgkin.
  • Enfermedades autoinmunes sistémicas, por ejemplo, lupus eritematoso sistémico.
  • Algunas formas de vasculitis, por ejemplo, síndrome de Churg-Strauss.
  • Embolismo de colesterol (transitoriamente)
  • Coccidioidomicosis (Fiebre del Valle), una enfermedad fúngica prominente en el suroeste de los EE.UU.
  • Nefropatía intersticial
  • Síndrome hiperinmunoglobulina E, un trastorno inmunológico caracterizado por altos niveles de IgE sérica.

Factores de riesgo

Típicamente, ciertos factores pueden aumentar el riesgo de desarrollar eosinofilia. Estos factores de riesgo pueden incluir, pero no están limitados a, los efectos secundarios de los medicamentos recetados, alergias a los alimentos y eczema.

Los siguientes factores incrementan sus probabilidades de desarrollar eosinofilia. Si usted tiene alguno de estos factores de riesgo, dígaselo a su médico:

  • Rinitis alérgica o fiebre del heno
  • Alergia a los alimentos
  • Dermatitis herpetiforme
  • Vasculitis
  • Efectos secundarios de medicamentos con receta
  • Las infecciones parasitarias
  • Cirrosis
  • Asma
  • Eczema
  • El linfoma de Hodgkin
  • Linfoma no Hodgkin en adultos

Aunque estas condiciones pueden ser factores de riesgo para la eosinofilia, la mayoría de las personas que los tienen no experimentan esta condición. Puede ser prudente, sin embargo, para alertar a un médico si el paciente tiene algún factor de riesgo, por lo que puede ser observado por los posibles síntomas.

Complicaciones

Ciertas enfermedades, tales como la neumonía eosinofílica, son causadas generalmente por una gran acumulación de eosinófilos en el tejido pulmonar.

Diagnóstico

El diagnóstico puede incluir análisis de sangre para determinar una abundancia excesiva de eosinófilos en la sangre, radiografía de tórax y una biopsia de la piel.

El diagnóstico de la eosinofilia en sangre es por conteo sanguíneo completo (CSC). Sin embargo, en algunos casos, puede ser necesario un conteo más preciso absoluto de eosinófilos. Se toma la historia clínica, con énfasis en los viajes, las alergias y el uso de drogas. Un conteo de más de 500 eosinófilos por microlitro de sangre generalmente se considera eosinofilia en los adultos. Un recuento de más de 1.500 eosinófilos por microlitro de sangre con una duración de varios meses se llama síndrome hipereosinofílico.

Típicamente, se realiza una biopsia de piel para detectar altas concentraciones de eosinófilos en el tejido de la piel (eosinofilia tisular). En ocasiones, las pruebas de la médula ósea y la tomografía computarizada del abdomen y el pecho también se pueden pedir si los síntomas se presentan. Si tiene eosinofilia tisular, el nivel de eosinófilos en el torrente sanguíneo es probable que sea normal.

Si el médico general no llega a un diagnóstico, se puede remitir al paciente a un hematólogo.

Tratamiento

El tratamiento está dirigido a la causa subyacente. Sin embargo, en la eosinofilia primaria, o si el recuento de eosinófilos se debe bajar, los corticoesteroides, como la prednisona pueden ser utilizados.

El tratamiento para los altos niveles de eosinófilos puede incluir medicamentos corticosteroides. En general, los corticosteroides son eficaces en la gestión de manifestaciones alérgicas y la disminución de la cantidad de eosinófilos en el torrente sanguíneo. Estos medicamentos pueden administrarse mediante inhalación, por vía tópica o por inyección. El tratamiento de esta enfermedad con medicamentos esteroides pueden ser efectivos en el alivio de los síntomas, pero los corticosteroides puede provocar efectos secundarios. Los beneficios y riesgos se deben discutir con un médico.

Prevención

La eosinofilia es un trastorno infrecuente ya menudo la causa no se puede encontrar. Si tiene alguno de los factores de riesgo, minimice su exposición a ciertos medicamentos y a algunos metales que se han asociado con la eosinofilia.

Si la eosinofilia es el resultado de alergias, su médico puede realizar pruebas de piel o de sangre para confirmar alergias específicas y prescribir tratamiento para controlar los síntomas.

Relacionadas

Buscar

Compártelo!

Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on Facebook29