Leucemia mieloide crónica

Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Share on Facebook0

La leucemia mieloide crónica, también conocida como leucemia granulocítica crónica, es un tipo muy raro de cáncer de los glóbulos blancos de la sangre.

Síntomas

La crónica de la leucemia mielógena a menudo se descubre por accidente, como por la presencia de un alto de glóbulos blancos conde en análisis de sangre de rutina. Dado que este es el caso, muchos pacientes no presentan ningún síntoma al momento del diagnóstico.

Los síntomas son muy variados y pueden incluir fiebre con sudores nocturnos, la gota , disminución de la resistencia a la infección, y una sensación general de enfermedad. A pesar de que estos síntomas pueden indicar la presencia de cáncer, muchos pacientes son diagnosticados antes de sentir los síntomas. Esto se debe a la leucemia mielógena crónica progresa mucho más lentamente que los tipos más agudos de cáncer.

Tratamiento

Los tratamientos tales como la médula ósea y trasplante de quimioterapia que se utilizan para otras formas de leucemia también se utilizan para tratar la leucemia mielógena crónica.

Factores de riesgo

Al igual que con la mayoría de tipos de cáncer, la leucemia mielógena crónica puede afectar a personas de cualquier edad, aunque es más común en los adultos mayores.

Diagnóstico

El diagnóstico no se basa en la presencia de los síntomas por sí sola, sino más bien en la detección de un tipo particular de anomalía cromosómica llamada el cromosoma Filadelfia .

Causas

Cada célula en el cuerpo humano contiene 23 pares de cromosomas numerados. A veces, una cierta parte del noveno cromosoma y uno del 22 puede cambiar de lugar. La ruptura en el noveno cromosoma contiene una secuencia de gen conocido como ABL, mientras que la pieza de la 22 tiene un gen llamado BCR. Juntos, forman el gen ABL-BCR, que indica a la célula para que la proteína que a la larga conduce a la leucemia mielógena crónica.

Este error en la codificación genética afecta a las células madre en la médula ósea que son responsables de la producción de glóbulos de todo tipo. Este tipo de leucemia se caracteriza por muchas de estas células madre se convierten en un tipo de glóbulo blanco llamado granulocitos. No sólo hay demasiadas de estas células, pero son anormales y poco saludable. La acumulación de ellos desplaza a las células sanas de la sangre, como los glóbulos rojos.

Hay tres fases de la leucemia mieloide crónica, la primera es la fase crónica. La gran mayoría de los pacientes están en esta fase cuando se detecta el cáncer. En esta fase, los síntomas generalmente son leves o inexistentes, pero sin el éxito del tratamiento, el cáncer progresa a la fase acelerada. Esta segunda fase se define por la presencia de ciertos factores en la sangre, o por mutaciones adicionales de cromosomas además de la que comenzó el cáncer. La fase acelerada general progresará a la fase de crisis blástica, que se presenta como la leucemia aguda, e indica un corto período de tiempo para la supervivencia. En general, sin embargo, la tasa de supervivencia es relativamente alta para este tipo de cáncer, con casi el 90% de los pacientes viven cinco años después del diagnóstico.

Buscar en Leucocitos.org

Compártelo!

Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Share on Facebook0