Neutrófilos bajos

Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on Facebook11

La neutropenia es una forma de leucopenia asociada a un nivel más bajo de lo normal de neutrófilos, uno de los cinco tipos principales de glóbulos blancos o leucocitos, en el torrente sanguíneo.

Película de sangre con una ausencia de neutrófilos

La neutropenia reduce la capacidad del cuerpo para combatir las infecciones bacterianas. Algunos términos médicos se pueden usar como sinónimo de la neutropenia, aunque sus definiciones precisas son diferentes.

  • La leucopenia se refiere a un número reducido de células blancas de la sangre en general, mientras que la granulocitopenia se refiere a una disminución del número de todas las células de la sangre de tipo de granulocitos (neutrófilos, eosinófilos y basófilos). Como los neutrófilos normalmente mucho más numerosos que los otros tipos de granulocitos, este término se utiliza a veces para referirse a la neutropenia.
  • Por último, la agranulocitosis se refiere literalmente a una ausencia completa de todos los granulocitos, pero este término se utiliza a veces para referirse a la neutropenia grave.

Síntomas

Los resultados de la neutropenia son una mayor susceptibilidad a las infecciones bacterianas. El grado de riesgo depende de la causa y la gravedad de la neutropenia, la condición médica subyacente del paciente, y la presencia o ausencia de las reservas de la médula ósea para la producción de neutrófilos.

El tipo más común de infecciones observados en los pacientes con neutropenia son causadas por bacterias que normalmente se encuentran en la piel (como el Staphylococcus aureus) o desde el tracto gastrointestinal y el tracto urinario. Las infecciones por hongos también son más frecuentes en pacientes con neutropenia. Las infecciones pueden ser limitados a ciertas áreas del cuerpo (generalmente la cavidad oral, la zona genital, y de la piel ) o pueden propagarse a través del torrente sanguíneo a los pulmones y otros órganos en severa, neutropenia prolongada.

Causas

La neutropenia puede surgir como resultado de la disminución de la producción de neutrófilos, la destrucción de los neutrófilos después de que se producen, o la acumulación de los neutrófilos de la circulación. La neutropenia puede surgir como resultado de numerosas condiciones médicas:

  • Infecciones virales, bacterianas o parasitarias. Los ejemplos incluyen: el VIH, la tuberculosis, la malaria, virus de Epstein Barr (VEB).
  • Medicamentos que pueden dañar la médula ósea o los neutrófilos, incluyendo la quimioterapia contra el cáncer.
  • Deficiencias de vitamina. Anemia megaloblástica por deficiencia de vitamina B12 o folato.
  • Cáncer u otras enfermedades de la médula ósea, tales como leucemias, síndrome mielodisplásico, anemia aplásica, la mielofibrosis.
  • Terapia de radiación.
  • Trastornos congénitos de la función de la médula ósea o de la producción de neutrófilos, por ejemplo, el síndrome de Kostmann.
  • Destrucción autoinmune de neutrófilos, ya sea como una condición primaria o asociada con otra enfermedad tal como el síndrome de Felty.
  • Hiperesplenismo, una destrucción prematura de las células de sangre por el bazo. Leer más →

La neutropenia puede estar presente, aunque es relativamente poco común, en individuos sanos normales, sobre todo en algunas personas de ascendencia africana o árabe y Judios yemenita.

Las posibles causas de neutropenia incluyen:

  • Alcoholismo
  • Neutropenia idiopática crónica en adultos
  • Drogas, como los antibióticos y diuréticos
  • Hepatitis A
  • Hepatitis B
  • Hepatitis C
  • Hipertiroidismo
  • Leucemia
  • Lupus
  • Enfermedad de Lyme
  • Malaria
  • Síndromes mielodisplásicos
  • Mielofibrosis
  • Myelokathexis, un trastorno congénito que implica el fracaso de los neutrófilos para entrar en el torrente sanguíneo
  • Otros trastornos autoinmunes
  • Otros trastornos congénitos
  • Otras enfermedades infecciosas
  • Otras enfermedades parasitarias
  • Artritis reumatoide
  • Infección por Salmonella
  • Septicemia
  • Deficiencias de vitaminas

Complicaciones

Una consecuencia grave de neutropenia es que puede aumentar el riesgo de infección. 1

Diagnóstico

La neutropenia se diagnostica mediante un conteo de glóbulos realizado sobre una muestra de sangre. Para determinar la causa específica de la neutropenia en una situación dada, pueden ser necesarias otras pruebas. A veces, una biopsia de médula ósea puede ser necesaria para diagnosticar la causa específica de la neutropenia.

Un conteo de menos de 1500 neutrófilos por microlitro de sangre generalmente se considera neutropenia en los adultos. Según los resultados de un recuento absoluto de neutrófilos (RAN), la neutropenia se clasifica a veces más como:

  • Suave, si el RAN abarca desde 1000-1500/microL,
  • Moderada, con una RAN de 500-1000/microL y
  • Grave, si el RAN está por debajo 500/microL.

Tratamiento

El tratamiento de la neutropenia se basa en la causa subyacente, la gravedad y la presencia de infecciones o síntomas asociados, así como el estado de salud general del paciente 2. Obviamente, el tratamiento también debe ser dirigido hacia cualquier proceso de la enfermedad subyacente. Los tratamientos que aborden directamente la neutropenia pueden incluir:

  • Medicamentos antibióticos y/o antimicóticos para ayudar a combatir las infecciones.
  • Administración de factores de crecimiento de células blancas de la sangre (tales como granulocitos recombinante del factor estimulante de colonias (G -CSF, filgrastim) en algunos casos de neutropenia grave.
  • Transfusiones de granulocitos.
  • Terapia con corticosteroides o inmunoglobulinas intravenosas para algunos casos de neutropenia inmune mediada.

Las medidas preventivas también pueden implementarse en pacientes con neutropenia para limitar el riesgo de infecciones. Estas medidas podrían incluir la estricta atención al lavado de manos, uso de salas privadas, o en algunos casos, el uso de guantes, batas y máscaras faciales de los cuidadores.

Referencias

  1. Kenneth Kaushansky et al., ed. (2010). Williams hematology (8th ed.). New York: McGraw-Hill Medical. ISBN 0071621512.
  2. Lee Goldman; Andrew I. Schafer (eds.). Goldman’s Cecil medicine (24th ed.). Philadelphia: Elsevier/Saunders. ISBN 1437716040.

Relacionadas

Buscar

Compártelo!

Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on Facebook11